¿Por qué no puedo dejar de fumar?

¿Por qué no puedo dejar de fumar?

"De hoy no pasa: voy a dejar de fumar". ¿Cuántas veces te has repetido esta frase? Pero la realidad es que es más sencillo decirlo que hacerlo y que la cifra de adictos a la nicotina en el mundo sigue siendo elevada.

¿Lo más preocupante? Que la cifra de fumadoras aumenta año a año. Y que el panorama no parece que vaya a mejorar.

El último cigarrillo

En tu caso, como en el de la mayoría de los fumadores, seguro que esta no es la primera vez que te planteas abandonar el tabaco. Pero ¿por qué nos cuesta tanto decirle adiós al cigarrillo? Hasta ahora se consideraba a la nicotina la responsable de ese enganche. Al fumar, esta sustancia es absorbida por los pulmones y de ahí se distribuye por el resto del cuerpo hasta llegar al cerebro. Una vez en él, provoca la liberación de unas sustancias que provocan un aumento de la concentración, el relax y el placer. ¿Y qué ocurre después? Que cuando la nicotina desaparece, el organismo vuelve a requerirla para sentirse bien.

Pero ahora la ciencia apunta a que en este binomio tabaco-adicción no es solo la nicotina lo que nos engancha, sino que nuestros propios genes pueden jugar en nuestra contra. Así lo afirma un estudio de la Universidad Europea de Madrid titulado 'Smoking Genes: ¿por qué fumamos?'. En él, el investigador Félix Gómez-Gallego y su equipo han demostrado que nuestro ADN marca que seamos metabolizadores lentos o rápidos; es decir, que podemos eliminar la nicotina de una forma reposada o acelerada. "Parece ser que aquellas personas que poseen un metabolismo rápido de la nicotina, cuando empiezan a tontear con el tabaco, experimentan una mayor sensación placentera y menos síntomas desagradables (dolor de cabeza, sensación de mareo...), por lo que son candidatos a convertirse en fumadores habituales", explica el investigador. Según estos resultados, por el contrario, la persona con un metabolismo lento tiene menor riesgo de convertirse en fumadora habitual, porque para ella el tabaco tiene más efectos adversos que placenteros.

Por estrés

Este síntoma psicológico es otro de los factores que influyen en el mantenimiento del hábito tabáquico en las personas. En la mayoría de las ocasiones, los fumadores ven el fumar como una recompensa al exceso de presión. Seguramente en más de una ocasión tú has pensado: "Necesito un cigarro para relajarme o desconectar durante 10 minutos".

Síntomas de abstinencia

Uno de los motivos principales por el cual las personas que fuman siguen fumando es la nicotina. La nicotina es una sustancia química que contienen los cigarrillos y produce adicción. Con el tiempo, su cuerpo se habitúa a la nicotina. Sin embargo, cuanta más fuma, más nicotina necesita para sentirse normal. Cuando su cuerpo no recibe nicotina, puede sentirse molesto y tener antojo de fumar. Esto se llama síntomas de abstinencia.

Toma algún tiempo superar los síntomas de abstinencia. La mayoría de los síntomas físicos desaparecen después de algunos días a una semana, pero los antojos pueden durar más tiempo. No se dé por vencido. Usted puede hacerlo. Visite nuestra página síntomas de abstinencia para obtener recomendaciones para manejar los síntomas de abstinencia.

All comments